lunes, 25 de febrero de 2013

Biología Humana - La sangre - Grupos sanguíneos - Sistema AB0

La sangre

La sangre desempeña dos funciones de gran importancia para el mantenimiento de la vida. Por un lado, es el transporte a través del cual el oxigeno proveniente del exterior llega a todas las células del cuerpo. Por otro lado, la sangre sirve también para transportar los compuestos o elementos que las células necesitan para nutrirse. Un tercer aspecto, es el papel que algunos de sus componentes desempeñan como elementos del sistema inmunológico.
La sangre es un tejido fluido, como tejido la sangre se compone de células; es un tipo de tejido conjuntivo especializado con una constitución compleja. Desempeña funciones de transporte como gases, de nutrientes, de productos de desechos, de hormonas, de calor, etc. La sangre se encuentra dentro del interior llamado sistema circulatorio.

Composición de la sangre

La sangre consta de dos componentes fundamentales: por un lado, una parte sólida que contiene células sanguíneas y diversas sustancias químicas  y por el otro lado, una parte líquida que contiene las células  y que recibe el nombre de plasma sanguíneo
Las células sanguíneas pueden agruparse en tres tipos fundamentales: glóbulos rojos o eritrocitos, glóbulos blancos o leucocitos, y plaquetas. Los restantes componentes de la porción solida son proteínas  lípidos, enzimas y anticuerpos. 

Glóbulos rojos o eritrocitos

Son células carentes de núcleos. Su principal característica es la presencia de hemoglobina, un pigmento de color rojo, es una proteína de transporte de oxigeno y que esta compuesta por la globina.
Estas células sanguíneas se producen en la médula ósea.


Glóbulos blancos o leucocitos

Los glóbulos blancos son parte del sistema inmunológico encargado de combatir a los germenes. Existen varios tipos de células sanguíneas: granulocitos, linfocitos y monocitos.

Los granulocitos

Participan en el sistema inmunitario dirigiéndose a través de los vasos sanguíneos hasta los lugares donde se encuentran los cuerpos extraños o parásitos.

Los linfocitos 

Son los principales guardias del sistema inmunológico. Se distinguen varios tipos de linfocitos:


  1. Los linfocitos B ---------> Producen anticuerpos al transformarse en células plasmáticas
  2. Los linfocitos T ---------> Capacidad de destruir células extrañas del cuerpo

Los monocitos

Son los leucocitos de mayor tamaño, poseen capacidad fagocitaria y pueden transformarse en macrófagos.



Plaquetas

Son pequeños elementos corpusculares de la sangre y desempeñan un papel muy importante en la coagulación y en la hemostasis.

Los grupos sanguíneos 

Los eritrocitos o glóbulos rojos, contienen sustancias que actúan como antígenos, y el plasma por su parte lleva anticuerpos. Cuando se unen los antígenos de un tipo con los correspondientes anticuerpos, se produce una reacción de aglutinación.


La transmisión de la hemofilia tiene lugar por medio del cromosoma X, donde se encuentra el gen que la condiciona.

El sistema AB0

Karl Landsteiner analizo la sangre de numerosas personas y aisló los correspondientes anticuerpos y antígenos  pudiendo diferenciarlos en cuatro tipos distintos, con los cuales formo los denominados grupos sanguinos:

  1. Grupo A: Las personas del grupo sanguíneo "A" tienen antígenos de tipo A y anticuerpos que reaccionarían frente a los antígenos del grupo sanguíneo "B"
  2. Grupo B: Las personas del grupo sanguíneo "B" tienen antígenos de tipo B y anticuerpos que reaccionarían frente a los antígenos del grupo sanguino "A"
  3. Grupo AB: Las personas del grupo sanguíneo "AB" tienen antígenos de tipo A y B, pero NO poseen anticuerpos que reaccionaran frente a los antígenos de "A" y "B"
  4. Grupo 0: Las personas del grupo sanguíneo "0" no tienen ningún antígeno pero si anticuerpos para "A" y "B"


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada